Tras múltiples intentos por parte de la Consellería de Agricultura por evaluar los problemas del sector agrario valenciano y esbozar propuestas de solución son válidas, los actuales responsable de este departamento, han decidido optar por encargar a la marca británica de consultoría PriceWaterhouseCoopers (PWC) la realización de un informe que aconseje acerca de las acciones que convendría emprender para reconvertir el sector.

Ni libros blancos, ni planes estratégicos ni el más reciente Plan “Millorar”, que ha sido prácticamente aparcado antes de ponerse en serio en práctica, han servido para esbozar propuestas de solución válidas.

La compañía británica PriceWaterhouseCoopers (PWC), presenta un proyecto que, articulado a través de entrevistas a dirigentes y responsables de diversas entidades, organizaciones y empresas del sector agroalimentario de la Comunitat Valenciana, pretende elaborar una amplia base de datos con sus preocupaciones, sus denuncias por las carencias que detectan y sus propuestas para mejorar la situación.

Según publicó el diario LAS PROVINCIAS, una constante que transmiten los directivos agrarios entrevistados es su desconfianza en que esta vez sirva de algo lo que digan o señalen, que se les vaya a tener en cuenta. Pese a todo, apoyan la iniciativa con la esperanza, según manifiestan, “de que en esta ocasión el tema vaya en serio y acaben teniendo en cuenta lo que decimos”. Pero los agricultores valencianos no son muy optimistas ya que arrastran ya innumerables decepciones con la presentación, en los últimos lustros, de sucesivos planes de reforma o dinamización de la agricultura valenciana, cada uno de ellos dado a conocer como el más completo y definitivo, para después quedar en casi nada y acabar sustituido por el siguiente proyecto.

Pero el proyecto no está exento de críticas. Desde algunos medios se resalta que en desarrollo del mismo no participa el personal de la Conselleria de Agricultura. Los expertos de la prestigiosa consultora británica están entrevistando a los dirigentes agrarios valencianos al margen de los responsables autonómicos. Por tanto, se denuncia como un grave error, prescindir de los muchos responsables con que cuenta en el Servicio de Estudios, en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, en las diversas oficinas comarcales agrarias (antiguamente Extensión Agraria) o en cualquier departamento o sección con trato directo y frecuente con los problemas reales y quienes los sufren, agricultores y ganaderos.

Por otro lado, la labor de los encuestadores de PWC está siendo bien aceptada por los agricultores valencianos, quienes consideran la iniciativa como un discurso nuevo, con planteamientos algo revolucionarios para lo que es habitual en el sector. Destacan también el orden actual, frente a la falta de coordinación entre departamentos de diferentes administraciones relacionadas con el sector, así como las carencias de resolución y promesas incumplidas.

En este punto, los especialistas de PWC han dado toda la razón a los dirigentes agrarios encuestados ya que consideran que estas deficiencias deberían salir permanentemente a la palestra a través de auditorías sistemáticas sobre los resultados. Como ocurre en la actualidad en cualquier empresa moderna.

En Estrategia & Negocio nos alegramos por la decisión llevada a cabo por la Conselleria de Agricultura y consideramos que son muchas, las ventajas que PWC puede aportar al sector Agroalimentario Valenciano.