El Personal Branding representa un nuevo modelo de gestión personal, como técnica derivada del marketing y aplicada a la gestión de carreras, que hace replantearnos nuestra visión y posición frente al entorno profesional. La clave: “Venderse a uno mismo”.

El Personal Branding o Marca Personal, tiene poco arraigo en España. Sin embargo, diferentes gurús de gestión, llevan años dando vueltas a esta materia, cuyo término anglosajón, empieza a extenderse en el mundo de la empresa. Tom Peters escribió su primer artículo sobre las posibilidades de la marca personal en 1997 en la revista especializada Fast Company. Al poco tiempo, desarrolló sus ideas en su obra 50 claves para hacer de usted una marca. Otros autores como William Bridges, David Mc Nally & Karl D. Speak o Peter Montoya también se han preocupado por explicar el concepto.

A nivel nacional, Andrés Pérez (www.marcapropia.net), principal introductor en España de la Marca Personal y experto en la materia, nos define este concepto a través de la siguiente cuestión: ¿Qué pasaría si cada profesional considerase su Trabajo como su Producto y su empresa, clientes, jefes y colegas como su mercado?

Para profesionales y empresas que quieran sobrevivir en una economía globalizada y en cambio constante, Andrés Pérez asegura que esta transformación, es imprescindible. “El futuro de las corporaciones está en sacar lo mejor de las personas y permitirle desarrollar su potencial. El Personal Branding proporciona las herramientas y recursos para producir ese cambio, para ayudar a descubrir el potencial de los profesionales, destacar sus fortalezas, elegir sus objetivos, determinar sus valores, comunicar sus beneficios, en definitiva, poner a trabajar a su Marca Propia”.

En su opinión, “la marca personal es lo que te ayuda a sobresalir sobre tu competencia o destacar ante quienes te conocen, de forma que puedas alcanzar tus objetivos. Se trata de dar al profesional herramientas para que se desarrolle a sí mismo, lo que repercutirá en beneficio de la propia empresa”. El experto cree que en la actualidad, hay demasiada uniformidad en los perfiles profesionales y establece un paralelismo entre los productos de marca blanca con los “ejecutivos de marca blanca”, ante quienes contrapone el nuevo modelo de profesional de marca registrada.

José Medina nos presenta en su blog los diferentes principios y estrategias que pueden ayudarnos en la tarea de explotar nuestra propia “Marca Personal”:

  • Conviértete en un “Experto”, bien a través de un ‘Blog’ como éste, o a través de colaboraciones y publicaciones; comparte con el mundo tus conocimientos y experiencias sobre determinados temas. Hazte visible, porque quedarse arrinconado en una parcelita no ayuda a nuestro marketing personal.
  • No tengas reparos en hablar de tus éxitos, especialmente ante quien puede estar en posición de ficharte. No siempre el triunfo va unido al reconocimiento, así que un discreto empujoncito a nuestro ego tampoco está de más.
  • Utiliza todos los recursos de la tecnología. Por ejemplo, creando tu propio dominio en Internet, que se convierta en un escaparate de tu personalidad profesional y de tu currículo. También puedes añadir a tus correos electrónicos una Firma personalizada, que ayude a crear una impresión duradera en el que lo recibe.
  • Cuida tu “Network” o red de contactos, de forma que un grupo de personas clave esté siempre al tanto de tus éxitos, proyectos y etapas profesionales. No dudes en ayudar con tu talento a quien lo necesite, porque dar sin esperar nada a cambio es una forma segura de incrementar nuestro “valor de Marca”.
  • Sé auténtico. Una Marca no se construye sobre una falsa imagen, sino que debe transmitir autenticidad y coherencia. No temas posicionarte, porque tener opiniones formadas y expresadas con respeto es parte de una personalidad y carácter definidos, y para levantar una Marca debes mostrarte como eres.
  • Cuida tu imagen personal en el trabajo y en entornos profesionales. No te vistas para el empleo que tienes, sino para el que aspiras a tener. Lo mismo es aplicable al orden en tu puesto de trabajo o despacho, y al escritorio de tu ordenador.

Por otro lado, al igual que en el resto de ámbitos, la red proporciona algunas herramientas que facilitan el impulso de la marca personal. Entre algunas de ellas, el diario económico Expansión, dentro del análisis de este modelo de gestión destaca, Brandego.com y Checkyourimage.com

El primer sitio facilita a cualquiera la tarea de promocionarse de manera global. En el segundo, aquellos que no se fíen demasiado de la opinión subjetiva de su pareja, de su madre o amigos (que no tiene por qué ser buena), pueden acudir a la objetividad y franqueza de una red de analistas sobre la propia personalidad y méritos. Este sitio asegura que, lo mismo que los focus groups pueden analizar un producto, también la supuesta marca personal de cualquiera puede ser objeto de escrutinio.

Este modelo de gestión ha llamado mi atención por tratarse de algo que hasta ahora parecía reservado sólo para los llamados líderes, aquellos que representa la imagen de su propia empresa. Henry Ford solía decir que no se puede construir una reputación sobre lo que uno cree que va a hacer o dice que puede hacer. Tom Peters recogió este guante en su día y se convirtió en pionero de las teorías sobre la marca personal. “Yo soy mis proyectos”, aseguraba Peters, refiriéndose a lo que uno logra poner en movimiento en realidad. Lo que uno puede hacer sólo es visible en lo que hace. Si creemos en esta idea, se nos plantea una nueva forma de hacer las cosas, desde el convencimiento de que la inversión es en uno mismo, en la marca personal que quiero que los demás reclamen y valoren.

En Estrategia & Negocio te invitamos a profundizar en el modelo del Personal Branding y, recomendar “Marca Personal” de Esic Editorial y escrito por Andrés Pérez, al que agradezco su colaboración y aportación a mi curiosidad por la materia.