Las marcas comparten hoy en día una misma preocupación, cómo hacer frente a la creciente falta de lealtad de los consumidores. La apuesta por estrategias de Branding es una de las mejores soluciones es para distinguirse de la competencia, la construcción de una imagen reconocible y atractiva que se acerque a nuestros clientes. Razón por la que en los últimos años, hemos visto a una gran mayoría de grandes marcas, -especialmente en alimentación-, llevar a cabo procesos de re-branding.

Una lucha continua donde las empresas buscan cumplir los deseos del consumidor, y donde muchos expertos en marketing apuestan por el packaging como factor de peso en la decisión de compra. Una mejora continua en el diseño del “envoltorio” como parte de la experiencia de compra, para cumplir las demandas del mercado.

Este hecho, lleva a las marcas a sumar esfuerzos contantes en innovación y apalancamiento adicional en el diseño de sus envases. A la luz de esta corriente, Mintel, una firma de investigación de mercado con sede en Londres, anunció seis tendencias clave para dominar el mercado de los envases mundial en 2016.

La Impresión Digital evoluciona

Mintel opina que 2016 es un punto de inflexión para la impresión digital y destaca que “la impresión digital crea ‘hiper’ experiencias personales”. La impresión digital está capturando la atención de marca mediante la creación de oportunidades por medio de la personalización. Según su investigación, el estudio de Mintel revela que 1 de cada 5 estadounidenses Millennials piden personalizar el packagin en sus compras, mientras que casi una cuarta parte de los consumidores chinos están dispuestos a pagar más por los envases de refrescos personalizados.

La vuelta al “Verde”

Los envases reciclados están muy por debajo de su potencial, a pesar de la mejora en intenciones por parte de las marcas. Atributos como ecológicos o reutilizables serán un factor de compra decisivo. El estudio destaca que “en situaciones donde el precio del producto y la percepción de la calidad sean iguales, los consumidores se decantarán cada vez más por atributos ecológicos como factor decisivo en el proceso de compra.”

Transparencia

La exigencia de una mayor transparencia por parte del individuo ante las instituciones, se extiende a todos los niveles de su entorno. Venimos identificando desde hace años un aumento en el poder de nuestro consumidor, cada vez más informado. El packaging supone un escaparate idóneo para lanzar mensajes comerciales, pero nuestro consumidor nos exigirá además información sobre qué está comprando.

Mintel nos muestra que en alimentación, el 58% de los consumidores del Reino Unido comprueba la información de los ingredientes en el embalaje del producto y el 76% está preocupado por el uso de conservantes artificiales.

Es por ello, que el exceso de información en el paquete o mostrar atributos falsos pueden confundir a los clientes potenciales y por lo tanto, en 2016 se prevé una mayor utilización del concepto de “etiqueta limpia”.

“Móvil-ización” del Packaging

El estudio señala la importancia de la integración de la tecnología moderna con la imagen de marca para ganarse la confianza de potenciales compradores. Pese a que suena con fuerza desde hace algunos años, se sigue apostando por la incorporación de la tecnología NFC (Near Field Communication) frente al descenso de la tecnología Bluetooth, como innovaciones clave para alcanzar nuevos consumidores. Se trata de una revolución incipiente entre el creciente uso de las aplicaciones móviles y su integración en el diseño de envases.

Evases Flexibles

Según Mintel, el 32% de los consumidores perciben los envases flexibles con un producto moderno. La solución clave reside en la apuesta por envases híbridos, entre rígidos y flexibles, que ofrezcan beneficios funcionales y ambientales, proporcionando una identificación o reconocimiento mayor por parte del consumidor.

El tamaño importa

Los clientes demandan más tamaños de envase para sus productos. Nuevos hábitos de vida que implican nuevos usos que las marcas tienen el reto de identificar. Hasta la fecha, en el proceso de diseño del packaging su tamaño no viene dado por la usabilidad del consumidor. Las empresas deberán percibir esa nueva demanda e incorporar a su lineal nuevos tamaños y usos.

La innovación en el envase puede ser un arma de doble filo para las marcas, trayendo consigo críticas y daños a la imagen, o conducir a un final más satisfactorio para la marca y sus ventas. Estas tendencias son una fotografía del momento actual y en caso de aplicarse con éxito, debemos estar atentos al mercado, que tendrá la última palabra.

¿Quieres saber más de las tendencia globales en packaging para 2016? Descarga una copia del Estudio Mintel aquí.