Internet muestra algunas historias sorprendentes. Entre algunas de ellas, me llamó la atención la de Matt. Se trata de un estadounidense que en febrero de 2003, abandonó su trabajo en Brisbane, Australia, cogió sus ahorros y los utilizó para vagar en torno a Asia.

Utilizó Internet para mantener actualizada a su familia. Un día, uno de sus amigos le propuso una idea. Hacer su danza carcaterística en esas imágenes de fondo en las que posaba para mandar a su familia y amigos. Matt aceptó y el momento fue grabado. Años más tarde ese video pasó a ser uno de los más visitados en la red. Esta locura terminó con un contrato con Stride (marca de goma de mascar), quien le propuso seguir adelante con sus viajes y grabar spots como el que muestro a continuación.

Espero que te guste.