El mes de Junio trae consigo el inicio de la temporada estival para el sector turístico y de ocio del litoral peninsular. Gandía como destino turístico de referencia en la costa levantina, enciende motores para el verano que se aproxima.

¿No conoces Gandía?

Gandía, corazón de la comarca de La Safor en la comunidad Valenciana, es un municipio que cuenta con una ubicación privilegiada entre mar y montañas. En su ambiente se respira una rica herencia histórica, -uno de los mayores alicientes-, además de una oferta turística verdaderamente capaz, por infraestructuras y variedad, de satisfacer a los visitantes más exigentes.

¿Dónde está el problema?

El problema reside en un reducido grupo de “elementos” que no interiorizan esta idea, empecinados en sabotear el sector turístico de la ciudad. Hace unos días,  un grupo de empresarios de las Discotecas CocoLoco y Pati Pami, además de representantes de otros 25 locales de ocio, citaron a diferentes medios de comunicación para denunciar la situación actual del sector.

Las reivindicaciones presentadas, se centraban en diferentes prácticas llevadas a cabo por las discotecas Bacarrá y Falkata, que según denunciaron los empresarios congregados en el evento, atentan directamente contra la marcha del sector frente a la impasividad del consitoirio Gandiense.

Entre las denuncias que presentó este colectivo, destaca el incumplimiento de horarios que infringen la legislación vigente, el inicio de un proceso de análisis de aguas residuales que presuntamente se podrían estar arrojando a “la marjal“, prácticas de “dumping” ofreciendo entrada gratuita y copas a un euro a través de catorce furgonetas serigrafiadas que rondan los locales de competidores transportando clientes a las discotecas anteriormente citadas, sin tener en cuenta rangos de edad del público al que intentan captar.

Precisamente, esto es lo que más enfurece al sector, que denuncia estas prácticas desleales y promoción de bedidas de bajo coste.

La Ley de Competencia de 10 de Enero de 1991 establece que, se incurre en competencia desleal, cuando se promueven actos con el objeto perseguido de menoscabar a un tercero competidor. Parece ser, que este es el objetivo de las medidas llevadas a cabo por estas empresas, mermar a su competencia a través de la práctica de “dumping“, sin tener en cuenta las repercusiones a nivel sectorial.

Por último, os dejamos un video promocional de la ciudad para todos aquellos que no conozcáis Gandía, y para todos aquellos que han olvidado lo privilegiados que son de disponer de un entorno de estas características donde ejercer su actividad turística y de ocio. En Estrategia & Negocio tenemos la esperanza de que finalmente se actúe y se trabaje en pro del beneficio general, tanto de empresarios como turistas.