No hay nada peor, que tomar al consumidor por idiota.

La última promoción de Pepe Phone y Kit Kat actúa bajo este pretexto. ¿Has consumido últimamente un Kit Kat? De ser así, habrás podido ver que en el envoltorio aparece la promoción de Pepe Phone.

En cada envoltorio encontrarás un código, acompañado de unos sencillos pasos que te llevarán a comprobar si dicha numeración, representa un fabuloso premio a través de Pepe Phone. El paso es sencillo, introducir el código en la web de la promoción www.tomateunKITKAT.es, -tras haberse dado cuenta que el consumidor no suele participar en aquellos sorteos que empiecen con el desembolso del coste de un sms-.

Es en este momento dónde ante tal simpleza, puede surgirnos la idea de entrar a dicho portal. Tras un registro largo que requiere incluso de activación de cuenta y verificación vía e-mail, se nos permite insertar el código que aparece en nuestra chocolatina.

Y como no podía ser de otro modo…..PREMIO! recarga “free” para nuestro teléfono. A primeras ya poco interesante, pues al menos en mi caso, soy usuario de una cuenta contrato. Pero…la curiosidad me mueve a pinchar “Mira aquí como conseguir tu premio”.

Es en este momento, cuando te trasladan a otra página dónde de nuevo, se solicita mi DNI y mi código premiado. Al introducirlo aparece de inmediato esa fabulosa recarga de 5 euros para mi móvil, eso sí, Pepe Phone. ¿Qué probabilidades existe que tenga un móvil Pepe Phone? ¿qué pasa si no soy cliente de dicha compañía? Muy sencillo…pues tengo un fabuloso link que me indica “cómo hacerme cliente y lograr mi recarga de 5 euros”.

¿Estamos locos o qué? ¿De verdad puede considerarse a esto una promoción? ¿A qué genio del Marketing sentado en las oficinas de Pepe Phone se le ha ocurrido que ésta campaña reportará nuevos clientes?

Espiral de “engañabobos” en la que he querido participar y poder así criticar, con conocimiento de causa. Al menos, si han logrado el objetivo de conseguir mis datos personales, para de este modo, poder empezar a fundirme el e-mail ficticio que creé para dicha promoción, a anuncios igual de atractivos que dicha campaña.

Voy a terminar mi exquisito Kit Kat mientras sigo analizando esta obra maestra del Marketing pues pese a todo, la campaña está en Facebook y Twitter, “cuidao”, que a éste genio o equipo de genios…no se les escapa una.