Es clara la nueva orientación que la marca Spanair viene tomando estos últimos años.

La participación de trabajadores y usuarios en general para la elección de la nueva identidad visual que adoptó la compañía para finales de 2009, ya denotaba un cambio en su estrategia de posicionamiento que dotara a la compañía de mayor relevancia para el consumidor así como la definición de una personalidad diferenciada y renovada.

La oficina barcelonesa de la agencia Shackleton fue la elegida por Spanair para el desarrollo de las campañas de comunicación de la marca, tras un concurso en el que participaron varias agencias de la Ciudad Condal. Al asumir el desarrollo de la comunicación de Spanair, que hasta la fecha estaba en manos de MRM, Euro RSCG y CP Proximity, la agencia pasó a ser responsable de toda la cuenta de este anunciante en España.

Campañas que giran en torno al concepto de la unión, idea muy vinculada con el propio negocio de la compañía, puesto que, como aerolínea, Spanair une ciudades; es decir, une personas, etc. tal y como explicaba el Enric Nel-lo, vicepresidente y director creativo ejecutivo de Shackleton en Barcelona tras la firma del acuerdo.

En este sentido, la empresa un año después sigue ganando notoriedad y recibiendo los frutos de una decisión que, bajo mi punto de vista, fue acertada. Tal y como hemos visto en otras compañías aéreas como KLM, Spanair opta por la publicidad a través de medios online en el que destaca una vinculación con el consumidor/viajero y apuesta por los sentimientos al más puro estilo argentino, quienes son los maestros de éste género publicitario.

Ésta última pieza, “Spanair, un equipaje inesperado”, que podrás ver a continuación muestra la acción sorpresa que la compañía realizó la pasada Nochebuena con motivo de uno de sus vuelos de Barcelona a Las Palmas de Gran Canaria, y que ha logrado una fuerte presencia en su canal YouTube dónde fue publicado y obtuvo en 48 horas 100.000 visitas, así como su propio blog y los sucesivos Blogs como éste en el que se ha referenciado, Facebook, Twitter, etc.

Y tú, ¿qué opinas de este uso de la publicidad por la aerolíneas?